Monday, July 03, 2006

ESPÍRITU

En la pensión de la calle Borges, en Palermo, hay gente muy flashera. En algunos casos, como en el de Gavilán, el flash es producto de intensas actividades intelectuales.
Gavilán tiene unos setenta años. Maestro en el arte del sexo, dedicó su vida a esta pasión y a otra, de carácter intelectual religioso: el estudio del espiritismo.
Las veces que me lo encuentro charlamos largo rato de cuestiones varias, sobre todo de mujeres. Para no joderlo, porque se que para él es tema serio, nunca le pregunté acerca del espiritismo.
El feriado del 25 de mayo me lo crucé en el café de Paraguay y Gurruchaga y me invitó a que me sentara con él. Lo noté preocupado, un poco ebrio y acaso inquieto. Antes que le pregunte me contó lo que lo afligía, que es mas o menos lo siguiente.
Si bien en el mundo actual el misticismo ha disminuido notablemente, esto no quiere decir que los espíritus hayan dejado de pulular entre nosotros. Ciencias como la psicología han colaborado a desterrar el mito de los espíritus y en parte lo han hecho, dando explicaciones físicas y psicológicas a procesos mentales que llevan a algunos humanos a creer que los espíritus existen.
Pero lo que sólo ha hecho la psicología es nada más que bajar en número el porcentaje de los creyentes.
Hay espíritus buenos y malos, se sabe. De los malos hay uno que anda jodiendo bastante. Tiene la particularidad de meterse en cuerpos y mentes de miembros de una misma familia, sobre todo de hermanos. Este espíritu, antes de morir persona, había sido compañero de Gavilán en el colegio secundario, su nombre era Isaías. Le gustaba mucho la joda, tanto que lo llevó a cometer actos muy perjudiciales para él, tornándose en un ser indeseable para quienes lo rodeaban. Isaías se pegó un tiro en la estación de trenes del once, una mañana de mayo del 56. Ahí mismo comenzó a ejercer su nueva condición, la de espíritu.
En los últimos años el espíritu se metió en la familia de los hermanos Massa, del barrio de Colegiales.
Los espíritus suelen usar medios u objetos que en vida fueron significativos para ellos y es a través de estos medios y objetos que pasan a tener un cuasidominio de las personas usurpadas. El alcohol era el medio y el elemento de Isaías.
En los últimos meses Isaías se metió en la familia Massa, del barrio de Colegiales. Primero habitó el cuerpo del hermano mayor de los Massa, un pibe tranquilo que había hecho los primeros tres sacramentos católicos, hacía deporte, era estudioso y tenía todas las cualidades que el uso social rotula como “un buen muchacho”.
Al cumplir los quince años su comportamiento cambió radicalmente, empezó, mediante el
alcohol, a cometer actos imprudentes. Agresiones físicas a propios, extraños y a sí mismo, robos, orgías brutales sin ningún tipo de cuidado y aberraciones de toda índole se sucedieron todas las semanas durante ocho años. Los padres, alarmados, intentaron ayudarlo mediante el cristianismo primero y la psicología después, sin lograr ningún resultado. Gavilán, amigo del padre y conocedor del espíritu en cuestión, los llevó a la Iglesia Espiritista y logró que el Guía expulsara a Isaías. El Guía también lo destinó a las tinieblas, ante la queja enérgica de Gavilán, que nada pudo hacer.
El pibe volvió a ser una persona tranquila y la paz volvió a la familia Massa, pero sólo duro un mes.
Ahora Isaías está en el cuerpo de la hermana, haciendo quilombo a troche y moche. Hasta ahora están intentando con la psicología, ya que la madre está convencida de que este fue el camino y no el de la Iglesia Espiritista.
Después de tomar el vaso de vino, Gavilán se subió al colectivo para ir a Colegiales y hablar con la madre. Tarea difícil, me dijo antes de irse, pero no sólo soy experto en el arte del amor y del espiritismo, tengo, al igual que Jesús o Siddharta, un gran poder de persuasión.
Creer o reventar, me dijo mientras se despedía.
Yo le creo, porque esa noche, yo, que nunca tomé un trago, salí de caravana y totalmente ebrio terminé preso, me acordé de lo hablado con Gavilán y mediante un eructo que resonó en la celda de la seccional 23, tuve la sensación inequívoca, indescriptible mediante palabras, de haber expulsado un espíritu. Cuando me desperté vino un policía con un balde lleno de agua y un trapo y me dijo: pibe, limpia las paredes que rayaste con tu nombre, antes de que se te ponga más feo el asunto.
Miré las gastadas paredes. El nombre Isaías estaba escrito por todos lados.

Saturday, May 27, 2006

SACRIFICIO

SACRIFICIO

El martes a la noche, Julián le avisó a su esposa que se iba a pasar el día siguiente al campo.
Por la mañana lo había llamado una vez más Liliana, la hermana de su ex novia, Sofía, que estaba internada desde hacía algunos años en un instituto de salud mental, diciéndole lo de siempre, que lo único que quería Sofía era verlo a él, que por favor vaya, que se lo iban a agradecer y demás.
A la mañana siguiente, en el café de Soler y Thames, se encontró con Liliana y para su sorpresa también con la madre de ella, mujer de la que desconfiaba y a quien atribuía la locura de Sofía, la separación entre ellos y cuanto mal había ocurrido en la familia. La madre era famosa en el barrio por practicar ritos satánicos y por su pinta de gato, una mujer que Julián despreciaba.
Sin si quiera sentarse a la mesa Julián les dijo que partieran, que no eran necesarias las cortesías hipócritas.
Se subieron al auto y emprendieron el viaje hacia el interior de la Provincia. Durante las tres horas que duró el viaje Julián pretendió leer el libro de Heiddeger que le había regalado su esposa, pero lo único que pudo hacer fue hojearlo un poco, ya que la ansiedad lo carcomía. El silencio de la madre lo irritaba y la pobre Liliana, que quiso romper el hielo un par de veces, no tuvo éxito.
Por fin entraron en la quinta donde estaba ubicado el instituto de salud mental
El edificio era una casona antigua, con una seguridad que a Julián lo sorprendió, un tipo con pinta de patovica lo revisó de arriba a abajo con gran esmero. Además había cámaras por todos lados y más gente custodiando el lugar.
Esperaron en el salón de recepción unos minutos y apareció Sofía, que a pesar de llevar puesto el camisón ese que le ponen a los locos, estaba más linda que nunca. Enseguida Julián confirmó para sí que nunca había dejado de amarla.
Cuando ella se acercó, el intentó tocarle la cara, pero ella se echó para atrás con rapidez, como no conociendo a quien tenía en frente, después lo miró, se rió con esa sonrisa que derretía a Julián y lo abrazó por un rato largo. La madre los miraba sin disimular su odio.
Sofia lo agarró de la mano y le dijo al oído: vení, que te voy a presentar a nuestros hijos. Julián, estupefacto, le preguntó de que hijos hablaba, le recordó la noche en que ella se había fugado, luego del ataque de histeria que a él le costó un golpe en la cabeza que lo desmayó. Sofía le tapó la boca con cariño y lo llevó de la mano hacia la parte trasera de la casona.
Fueron hasta el fondo del parque y cuando se iban acercando al cerco que delimitaba la estancia con el exterior, Julián vio un montículo de tierra y una pala al lado.
Cuando llegaron al fondo vio lo que había detrás del montículo de tierra y descubrió el horror, tres ataúdes pequeños abiertos que dejaban ver cada uno tres pequeños esqueletos de bebé. Ahí Julián se acordó de que esa última noche ella le había pedido un hijo, a lo que él había accedido.
Sofía se reía, enseguida aparecieron la madre y la hermana riéndose a carcajadas, a Julián lo invadió una sensación de irrealidad que lo hizo entrar en pánico, de repente el patovica que lo había revisado apareció en escena saliendo entre los árboles y con un certero palazo en la cabeza lo depositó en el pozo.
Madre e hija emprendieron el regreso, adorando a Satanás, llorando y riendo, abrazándose y pegándose, extasiadas por el sacrificio ofrecido. A Sofía le dieron el alta al año. De Julián no se supo más nada.

Wednesday, May 17, 2006

Proverbios del Infierno

" Si las puertas de la percepción se depurasen, el mundo aparecería al hombre tal cual es: infinito".

William Blake.

Esto fue plenamente receptado y aplicado en vida por Jim Morrison (The Doors) quien graficó claramente su manera de vivir: "yo vivo en el subconciente".

Un brindis por Jim.

Martin Heidegger Introducción a la Metafísica (f)
" Cuando el más apartado rincón del globo haya sido técnicamente conquistado y económicamente explotado; cuando un suceso cualquiera sea rápidamente accesible en un lugar cualquiera y en un tiempo cualquiera; cuando se puedan experimentar, simultáneamente, el atentado a un rey en Francia y un concierto sinfónico en Tokio; cuando el tiempo sólo sea rapidez, instantaneidad y simultaneidad, mientras que lo temporal, entendido como acontecer histórico, haya desaparecido de la existencia de todos los pueblos, entonces, justamente entonces, volverán a atravesar todo este aquelarre como fantasmas las preguntas: ¿para qué?, ¿hacia dónde?, ¿y después qué?.

Sunday, May 07, 2006

EL DIOS DE LA CALESITA

Un Dios de la tercera categoría fue condenado por el Superior Tribunal Divino a ejecutar tareas de calesitero, en la Ciudad de Buenos Aires, donde debería marcar niños, que al concluir sus vidas en la Tierra serían destinados a algún paraíso. La condena fue consecuencia del mal comportamiento del Dios en el paraíso número tres, que es un paraíso imperfecto y por lo tanto, propenso a que sus habitantes, incluso los Dioses, cometan faltas.
Sin embargo, el Tribunal no considera la deficiencia como atenuante y condena con mano firme.
Este Dios, que no era tan inteligente como otros dioses, tenía una ventaja, la de elegir la calesita. Eligió la del parque Las Heras, en el Barrio Norte, donde abundan los niños ricos. El pensaba que eran buenos, y así sumaría puntos para volver arriba.
Trabajaba desde muy temprano, los seleccionaba mediante la entrega de la sortija, que hacía felices a los niños.
Pero los años pasaban y ningún ángel se le acercó para darle alguna novedad.Un día llegó uno, vestido de celeste, y le dijo que estaba perdiendo el tiempo, que en ese barrio los niños, mañana futuros hombres, rara vez accedían al paraíso, principalmente por falta de solidaridad hacia la sociedad y ejercicio indiscriminado del egoísmo.
Así, el Dios se mudó sin autorización a la calesita del Parque Lezama, en La Boca.Los Dioses juzgadores perdonaron el incorrecto actuar.Pasado un año, un día se despertó y estaba en su paraíso, gracias a la bondad del los niños de La Boca.

Monday, April 17, 2006

Petinatto

Recién Petinatto acaba de romper a martillazos un celular en cámara. Es la mejor manera, nada de romperlo contra la pared o tirarlo de un balcón. A martillazos. Nada más. Excelente.

Monday, March 20, 2006

Objetos del Infierno

Fragmento de un papiro encontrado en las ruinas de Bahía Blanca por Eudoro Acevedo en el año 3000 D.C. en pleno reinado del Diablo.

Puedo aseverar, ya que soy su propio hijo, que la telefonía celular fue un invento del mismo Diablo.
Creó el instrumento para entorpecer la mente humana, lo cual degeneró en diversos males.
Yo les cuento el caso de mi esposa Ludmila, madre de Lucifer III, que descollaba por su inteligencia, sobre todo en el pensamiento matemático.
El uso indiscriminado del aparato (hasta dormía con él), hizo que poco a poco reprima sus procesos mentales matemáticos hasta dejarla en un estado de demencia absoluto. Esto debido a los inimaginables avances que se lograron en el aparato en los años 2100 y 2200. Uno no necesitaba ni salir de la casa, que para esa época ya eran cuevas, salvo para conseguir uno, ya que no abundaban.
La demencia se esparció por todo el mundo y en pocos años se volvió al estado primitivo. La gente ya no hablaba ninguna lengua, se emitían extraños gritos.
Fue el detonante, afectó al mundo más que cualquier guerra, que el hambre y que cualquier otro mal que con Padre e hijo esparcimos sobre este mundito.
Los actos humanos se limitaban a conseguir celulares, mataban, saqueaban, violaban, cortaban manos y pronto el canibalísmo volvió a ser el método de obtención del alimento.
Los que no lograban apoderarse de uno se suicidaban pronto, disminuyendo rápidamente la cantidad de habitantes en el mundo. Los viejos que no se prendieron en la onda del momento, fueron, en los primeros años, ejecutados en las plazas, por considerárselos peligrosos.
Ahora el mundito se está reconstruyendo, ya veremos que se le ocurre al Padre para que el eterno retorno se acelere nuevamente.

Los Setos Mágicos

El agente de la Administración Federal de Ingresos Públicos y gran ciclista, Samuel Becket, me contó la historia de los setos mágicos.
Una mañana, antes de entrar al trabajo, por alguna situación que lo entristecía mucho, rompió en llanto. Se quedó un rato en la vereda de la calle Belgrano y de puro reflejo se abrazó a uno de los prolijos setos que se adornaban la calle.
En ese mismo instante, el de la fusión del cuerpo de Becket con el seto, cesó la tristeza y la alegría lo invadió. Era una alegría moderada, que dicen que es la mejor, ya que uno no se exalta y está en un estado de calma inigualable, que podría ser, acaso, la felicidad1.
También Tomás, trabajador del lavadero de la calle San Martín, que está frente a la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (observese la contradicción popular-limitado), me contó que a la salida del trabajo iban con su compañero el convicto, compraban un par de cervezas, se abrazaban al seto que estaba ahí plantado y se iban de joda canturreando canciones de Cacho Castaña.
El convicto, en su libro íntimo, esgrimió un ensayo sobre la superioridad de los setos con respecto a al estado de libertad.
El fenómeno se multiplica en varios lugares de la Patagonia.
Los científicos, desconcertados, no pudieron determinar que procedimientos físico químicos porducen el cambio. La única certeza es que funciona solo cuando se los abraza.
Como muchos elementos mágicos, los setos son un tanto caprichosos, pueden funcionar con una persona determinada, con algunas, con todas o con ninguna, lo pueden hacer en un momento, en otro y en pocos casos siempre.
Esto último dió pie a los más diversos disparates. La mayoría de las religiones y doctrinas se atribuyen la propietas divina de los setos, los adoran, les hablan, les cantan, los regan con agua mineral, les cambian la tierra, lloran desconsolados cuando no funciona y arman grandes fiestas cuando funciona. En las fiestas no escatima el desenfreno y la lujuria pero todo en un estado de calma envidiable.
Algunas exlicaciones son razonables, como la de los Budistas, que postulan que son defectuosas, limitadas y degeneradas copias esparcidas por lugares deshabitados del planeta del árbol en el que recibió la iluminación Siddhartha Gautama.
Como en todo elemento preciado, algunos compadritos (los más corajudos) vieron la oportunidad y cobran peaje para abrazar al seto, pero la mayoría de las veces terminan aplastados por la inmensa avalancha de gente que hace la fila para abrazar el vegetal.
Una noche de mucho viento, en la que no se podía ni siquiera salir, tomamos coraje con mis amigas y amigos y cortamos el de la Administración Federal de Ingresos Públicos.
Lo llevamos a un lugar secreto y el seto, rebosante, funciona siempre, nuestro amigo el inmortal, que sufría uno de los peores defectos de la inmortalidad, la confusión, ya no inenta llamar por teléfono a Santo Tomás de Aquino, ni le advierte a gritos a Aquiles sobre el Talón, desde aquella noche le tomo el gustito a la vida y no se mueve del lugar.
Una madrugada nos quisieron robar el seto, pero pobres ladrones, por el seto, la vida.


1. Dalmiro Sáenz esgrimió un impecable concepto de felicidad: "felicidad es todo aquello que sentimos como felicidad".

FRACASO

El fracaso del blog es evidente, la falta de comentarios así lo indica, igual voy a seguir escribiendo algunos cuentos espantosos más, con la ilusión de mejorar aunque sea un poco, aun más, porque hay un puñado de personas, que son la gente que más quiero, que me alienta a hacerlo y porque mi elevado ego (que no logro disolver) no me permite no escribir en el blog.
Igualmente soy bastante piadoso, virtud que me fue enseñada por mi amigo Magnus Pietatis Talpa1 y hay unos cuantos cuentos que no pongo en el blog. Pero capaz que uno de estos días se termine la piedad y los ponga, quién sabe.

1. El Topo de la Piedad Máxima.

Sunday, March 19, 2006

ni tronco de bola explicación .

Idiomáticas.

Ni tronco de bola. represion fisica y mental sin soluciones !!
cuando jacinto dijo que era corta la bocha no solo todos se sorprendieron sino q ue se rieron y siguieron con sus labores sion que tambien ni tronco de bola ! cuack !! es para pensar segun ese muchacho culto de politica .
x don j. = http//tempestadexigente.blogspot.com